sábado, 6 de agosto de 2011

Nueva historia.

Flanders ha muerto, y se llama Ana. Es caprichosa la vida, tus temores que eran míos, ahora los veo enfrente y los entiendo. Cuando los combato en tí, lo hago en mí, y matamos dos pájaros de un tiro. La vida, que hace de su inmensidad un pañuelo, nace de sentimientos y los transforma en humanidad. Y de esa humanidad de la que venimos tú y yo, haciendo gala de nuestra excesiva naturaleza, nace la vida y se retroalimenta.
Es por esto cariño, que cómo no voy a pensar que tú, desde tu inmensa complejidad, que coincidiendo con la mía nos hace formar parte de un pañuelo, cómo no voy a pensar cariño, que desde nuestra lucha por descifrar, no seamos capaces de retroalimentar nuestra vida, para comprenderla, para completarla, para disfrutarla. Para abrirla.
Flanders ha muerto,  y comienza una nueva historia.

1 comentario:

  1. No me llamo Ana, me llamo Anabel pero puedes decirme coco =)

    ResponderEliminar